Granada no se vende

Uno empieza a estar cansado de que en Granada, todo sea posible. Año a año, la situación política municipal sube un peldaño más en la particular clasificación de desastres nacionales que, ya que estamos en el año Galdós, bien podría merecer la glosa de una pluma tan ilustre.

Tras tres años de una anormal normalidad, en la que un grupo de ocho valientes dieron el paso de asistir a un Ayuntamiento sometido a una intervención policial que dio como resultado la detención del entonces alcalde, su concejala de Urbanismo y la imputación de otros 6 concejales más del PP, la anomalía, materializada en forma de un Pacto de los Trapos Sucios, ha vuelto con fuerza a la Plaza del Carmen.

La situación es grotesca. La segunda fuerza política resultante de las elecciones de mayo del año pasado (PP), prestó sus siete votos para que la tercera (Cs), con cuatro, gobernara, todo ello avalado por los tres votos de VOX, árbitro necesario y cómplice material del delito. ¿Legal? Sin duda. ¿Legítimo? No mucho. ¿Resultado? Vergonzante.

Siete meses después, y con un balance de gestión que termina de leerse en menos tiempo de lo que alguien tarda en atarse los cordones de un zapato, el experimento salta por los aires cuando uno de los actores de aquella comedia se siente ninguneado y hace público lo que fue denunciado en su momento y ya se sabía: Granada fue vendida por PP, Cs y VOX a cambio de Málaga y de Murcia. Esto no lo digo yo, lo dice quien fue el 50% de esa operación mercantil, cuyos beneficios no han recaído precisamente en la ciudad de Granada.

Sebastián Pérez (PP) reconoce que Granada fue vendida.

Siete meses después tenemos esto:

  • Siete tenencias de alcaldía con un coste para el Ayuntamiento de 400.000 euros.
  • Hasta cinco integrantes de las listas electorales de PP y Cs colocados a dedo en la plantilla municipal en diferentes puestos de dirección, coordinación o asesoramiento.
  • Nombramientos de direcciones técnicas que no pasan por procedimiento alguno de control y que no tienen la obligación de hacer pública su declaración de bienes.
  • A VOX marcando los tiempos y controlando la acción municipal.
  • Una subida generalizada del IBI para todas las familias sin aplicar criterios de progresividad fiscal.
  • El cierre de las ludotecas municipales.
  • La reducción de la unidad de atención a las víctimas de violencia de género de la Policía Local.
  • El rechazo de 12 millones de euros de Europa para personas desempleadas….
Pacto oculto Cs – VOX

Por poner sólo algunos ejemplos.

A esto podemos añadir otras circunstancias que reflejan aún más la lamentable situación en la que la ambición personal de varios sujetos ha secuestrado a una ciudad manteniéndola como rehén de su proyecto de vida que, por otra parte está muy lejos de Granada.

Recordemos que quien hoy ostenta formalmente el cargo de alcalde ha provocado, entre otras cosas, que la caída electoral de su partido (Cs) en Granada haya sido de las más estrepitosas en términos porcentuales de toda España, colaborando de manera más que necesaria en la alocada caída al infierno de una formación política que ha sido terrorífica para nuestro país.

Pero como el personaje anda corto de escrúpulos y sobrado de perfección craneal, ya busca acomodo en la que va a ser su tercer partido en una carrera en la que su mayor logro ha sido abrir un blog en Word Press y llamarlo Oficina. Bueno, quizás exagere. Hay que añadirle alguno más, por ejemplo ser capaz de que en siete meses tus dos socios de gobierno te llamen mentiroso a partes iguales. Eso no lo pueden lograr muchos mortales.

Sebastian Pérez acusa a Salvador de ser un mentiroso

En los mentideros políticos ya hay apuestas para saber si su nuevo destino será el PP o será VOX. Aunque quien le conoce bien afirma que piensa en una alianza interplanetaria, ya que su reino no es de este mundo.

Y así pasa la vida en Granada. Con un Ayuntamiento paralizado, sin gestión, sin gobierno… un presunto alcalde que inició su mandato con tres ediles de su partido y al que le quedan dos y medio. A su lado, un PP con la soga al cuello, descabezado y cómplice de la venta humillante de una ciudad a cambio de otras, tratando a Granada como un cromo sin valor, y todo ello sobre los hombros de VOX, presunto Hércules que soporta una arquitectura condenada al fracaso desde el primer minuto y que se llevará por delante y sin derecho a recuperación, cuatro años perdidos para una Granada que no merece nada de esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close